jueves, 18 de diciembre de 2014

Guindillas

¿A quién no le gusta comerse una guindilla de vez en cuando? Ya sea en una gilda, en un puré o directamente a palo seco. Pues bien os voy a dar la receta para hacerlas cuando es época y después tenerlas para el resto del año. Y como váis a ver es de lo más sencillo. 


Ingredientes:
Guindillas frescas
Botes de cristal limpios y esterilizados
Por cada bote una cuarta medida de vinagre de vino blanco, una cuarta parte de agua y una cucharadita rasa de sal.

Preparación:
- Limpiaremos las guindillas bajo el grifo,  las dejaremos secar sobre un trapo durante una media hora. Llenamos los botes limpios con el vinagre, agua y la sal, respetando las medidas indicadas anteriormente.
- Removemos enérgicamente.
- Introducimos las guindillas y si hace falta cubrir más cubriremos a partes iguales de agua y vinagre y un poco más de sal.
- Cerramos bien y metemos en la nevera durante 3 meses. Yo los pongo boca abajo y remuevo de vez en cuando.
- Pasado ese tiempo ya podemos degustarlas con legumbres y cocidos o con una cervecita.

11 comentarios:

  1. Pues a mi no me gustan, pero a mi marido le encantan.

    ResponderEliminar
  2. Yo no soy de guindillas pero todo lo que sea hacerlo nosotros mismos yo me apunto que ya aparecerá quien lo coma. Bss

    Recetas de una gatita enamorada
    Estoy de Concurso Navideño!!

    ResponderEliminar
  3. toma ya
    en casa no comemos a menudo, pero en mi familia sí
    apuntado sea :)
    un besito

    ResponderEliminar
  4. jijiji....cualquiera se come una, yo los meto directamente en vinagre


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  5. Mi santo te agradece esta información... Aquí hay pimientos marroquíes frescos que pican, pero casi no venden guindillas así y cuestan una pasta... Así que a ponerme manos a la obra. Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Halaaaaaa... Guindillas... Me pirran!! Jo! Yo aquí no las encuentro frescas...

    Felices fiestas!

    Tengo nueva receta:

    http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es/2014/12/bizcocho-de-sobrasada-con-helado-de-queso-curado.html

    ResponderEliminar
  7. Me encantan y el año pasado me traje de San sebastian unas cuantas por aqui no las vi nunca frescas sin embargo alli en el mercado las vendian recién recojidas, tomo nota se ven faciles de hacer pero más faciles de comer...Bess

    ResponderEliminar
  8. A mi si me gustan las guindillas, las veo y ya se me hace la boca agua.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. La primera vez que las probé fue en San Sebastian y me traje un frasco conmigo, a partir de ahora ya me las haré yo, gracias por tu receta, guardada queda. besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  10. A mi padre le encantan, el todos los años se prepara algunas, es una receta estupenda.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Siempre se agradece un comentario sobre la receta y si tenéis dudas, gustoso estaré de responderlas